top of page

Alternativas al mito del desarrollo

Agricultura con enfoque ecofeminista para cambiarlo todo

La zona de Casamance, en la que Kakolum desarrollamos nuestros proyectos, se caracteriza por ser mayoritariamente rural: la mayoria de la población vive de la agricultura, y entre los agricultores las mujeres juegan un papel fundamental.


Gran parte de ellas cultivan en pequeños espacios en sus viviendas o en terrenos comunitarios constituidas en asociaciones junto a otras mujeres. Así lo han hecho durante años, y así lo continúan haciendo, con prácticas que han ido adaptándose a los nuevos tiempos y con cambios que no siempre son positivos.


Así, prácticas tradicionales como el uso de plantas locales para prevenir y curar enfermedades o la recolección y conservación de semillas autóctonas se están remplazando por el uso de abonos y pesticidas químicos, por la preferencia hacia medicamentos occidentales muchas veces innaccesibles y por la compra y dependencia hacia semillas extrangeras que rompen el ciclo de vida de los huertos y hacen cada vez más fuerte la dependencia hacia el exterior.



Crear bancos de semillas para romper la dependencia


Por eso, en el marco del proyecto que estamos llevando a cabo junto a Setem Andalucía, financiado por Diputación de Granada, una actividad clave es la introducción a la creación de bancos de semillas en los 3 huertos sobre los que actúa el proyecto: Djindem, Diannah y Kabar.


Las formaciones, que continuarán de manera más extensa a finales de este año, tienen como objetivo recuperar las prácticas tradicionales de recolección, conservación y siembra de semillas locales para garantizar la independencia del exterior y contar con semillas adaptadas al medio. Éstas son más resistentes a las plagas, se adaptan al clima con más facilidad y contribuyen a garantizar la seguridad alimentaria de las familias.









60 visualizaciones

ความคิดเห็น


bottom of page